Work

Algunos aspectos a tomar en cuenta antes de emprender

 

 

Hace algunos años me contactó un emprendedor para que lo ayudara a desarrollar su idea de negocio, para su sorpresa, durante la primera reunión de trabajo le pregunté acerca de su plan de vida y de qué manera esta idea se ajustaba al mismo. En ese momento sintió que era una pérdida de tiempo y que su vida personal no tenía nada que ver con su idea de negocio. Meses después regresó a pedir ayuda para desarrollar su plan de vida, pues había desarrollado la idea, y no le había ido bien, se sintió frustrado, incapaz y lleno de inseguridades.

Lo cierto es que es muy común que los emprendedores piensen de esta manera, de hecho, muchos suponen que el emprendimiento no afecta de manera directa sus vidas personales o las de sus familias.

Para emprender lo primero es que se debe ser, con todo lo que eso supone, el éxito o el fracaso de un emprendedor es directamente proporcional a su capacidad, experiencia, personalidad, actitud y aptitud. Hay ideas muy malas que han tenido un éxito ridículo, así como ideas muy buenas que resultaron ser un fracaso, ¿factor determinante? El emprendedor.

Cuando usted emprende usted debe tener cierto nivel de madurez para tomar decisiones, asumir riesgos calculados, manejar conflictos, negociar, ganar, aprender y hasta perder. Asimismo, debe tomar en cuanta que todo lo que haga afectará todas las áreas de sus vidas, por lo que es importante tomar en cuenta las siguientes consideraciones antes de emprender, y si ya emprendió revisarlas y evaluarlas.

  • Trabajar en algo que esté atado a mi plan de vida:Es vital que cada cosa que hagamos se ajuste a lo que anhelamos ser y lograr en un futuro, pues de esto depende que cuando se acaben las fuerzas o aparezcan los obstáculos seamos persistentes, nos levantemos y continuemos.
  • ¿En qué momento voy a emprender?:Para emprender debemos sentarnos con la cabeza fría y tomar en cuenta todos los escenarios posibles, qué supone el paso que vamos a dar. Es importante que sepamos que no es lo mismo cuando un joven que vive con sus padres emprende, a un joven que vive solo y paga renta, así como tampoco es igual que una joven pareja emprenda a que lo haga una madre o padre soltero. El joven tiene la fuerza y determinación para emprender, el adulto mayor tiene la sabiduría, los recursos y la experiencia. Saber en qué momento estamos nos ayudará a emprender apostando al éxito.
  • ¿Con quién voy a emprender?:Aunque no lo crean, no elegir a las personas correctas es la causa de que muchos emprendimientos fracasen, pues de elegir a una persona que no piensa igual, o tiene los mismos objetivos, puede ser traumático, conflictivo e incluso doloroso. Pues el dueño de la idea pone el 100% y la otra parte un 5% cuando puede, porque entiende que es una ayuda. No se elijen los socios por lo bien que se llevan, sino por cómo se complementan, por compartir valores y principios, por dirigirse en la misma dirección y tener niveles de compromisos similares.
  • ¿Por qué voy a emprender?: El porqué siempre será el combustible para seguir. Emprender por las razones equivocadas, solo porque a otra persona le está yendo bien o porque necesito dinero rápido nunca serán lo suficientemente fuerte para continuar cuando las cosas vayan mal. De ahí que la razón por la que emprendes debe tener un significado personal.

Tanto las empresas (con fines y sin fines de lucro) como los nuevos proyectos y productos son desarrollados por una persona, por lo que es lógico suponer que todo parte de la persona. Es importante tomar lápiz y papel y responder las preguntas difíciles antes de tomar cualquier decisión en la que invirtamos tiempo, dinero, recurso, reputación y fuerza.